Receta de Croquetas de Boletus

Croquetas caseras de boletus

Ingredientes para hacer 30-40 croquetas

Para hacer la bechamel:

  • 9-10 cucharadas soperas de harina
  • 2-3 cucharadas soperas de Harina de Boletus
  • 1 ó 1,25 litros de leche
  • Media cebolla grande
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal

Para hacer el rebozado:

  • 2-3 huevos
  • Harina
  • Pan rallado
  • Sal

Nuestra receta para hacer unas riquísimas croquetas de boletus. En unos 30 minutos y en cualquier época del año, gracias a la Harina de Boletus del Bosque Micopal. Te recomendamos que hagas como nosotros y, ya metidos en harina, hagas una buena producción croquetera. Las que no vayas a consumir en el momento, las podrás congelar para más adelante.

ANTES DE NADA: Preparamos los ingredientes. En el caso de esta receta, es especialmente importante tener a mano todo aquello que necesitemos, incluidos los utensilios de cocina. Dejar de remover la bechamel hará que se pegue y se tueste rápidamente.

(Sigue leyendo tras las fotos)

Cebolla, boletus, harina y AOVE para hacer croquetas

PRIMER PASO: En una sartén grande, echamos un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra. A fuego medio/bajo ponemos a pochar la cebolla picada fina. Nuestra recomendación es que incorporéis la cebolla al aceite cuando éste esté aún frío. Así os aseguráis de que la cebolla se cocine lentamente y quede con una textura ideal para que pase muy desapercibida en la bechamel.

Sartén con aceite de oliva virgen extra para hacer bechamel

SEGUNDO PASO: Una vez que la cebolla está pochada y ha cogido color dorado, añadimos entre 2 y 3 cucharadas de nuestra harina de boletus. Esta harina de boletus aporta un sabor y aroma naturales pero bastante intensos, por lo que en tus primeras croquetas de boletus puedes probar con sólo 2 cucharadas soperas. Una vez incorporada la harina de boletus, mezcla con la cebolla durante unos segundos antes de añadir la harina de trigo.

Ahora, subimos el fuego a 3/4 de potencia, incorporamos toda la harina de trigo y mezclamos bien con el aceite y la cebolla pochada con la harina de boletus. Debemos mezclar bien con una cuchara de madera hasta que apenas podamos apreciar el color blanco de la harina. En cuanto lleguemos a este punto, empezamos a echar la leche. Para empezar, podemos añadir medio litro, aproximadamente. Inmediatamente, removemos con la cuchara de madera.

TERCER PASO:Esta es la última fase de la preparación de la bechamel. Veremos que, sobre todo al principio, la leche se consume rápido. Mientras movemos con la cuchara de forma continua la bechamel, debemos ir añadiendo poco a poco la leche según vayamos viendo que la masa se va espesando en exceso. Es importante que tengáis en cuenta que la bechamel en seguida se pega. La idea es que la cuchara de madera pase por toda la superficie de la sartén. En esta fase, echamos sal a la masa y vamos probando y corrigiendo el punto de sal pocos minutos después de cada vez que añadamos leche.

Con las proporciones que os facilitemos, lo normal es que necesitéis algo más de 1L de leche y unos 30 minutos desde que pochamos la cebolla para preparar la masa. Debéis ser vosotros los que veáis que la textura de la bechamel sea correcta y que todos los grumos se hayan deshecho.

(Sigue leyendo tras las fotos)

CUARTO PASO: En este momento, usando una lengua de silicona depositamos la masa en 2 ó 3 platos grandes para que se enfríe. Es importante dejar reposar la masa de las croquetas durante aproximadamente 24 horas.

Por lo tanto, al día siguiente daremos la forma y tamaño que nos guste a las croquetas. Las rebozamos con harina, huevo batido con una pizca de sal y pan rallado. Las croquetas que no vayamos a comer en este día, las podemos envolver en film transparente y meterlas al congelador para otros días. Así el día que nos apetezca, sólo tendremos que sacarlas un rato antes del congelador y freírlas poco a poco para asegurarnos de que no queden congeladas por dentro.

Una receta más sencilla de lo que parece y que desterrará las croquetas industriales de tu cocina. Fríe en aceite de oliva o en aceite de girasol y… ¡Bon Appetite!

Croquetas caseras de boletus congeladas
Compartir esta entrada
  , , , , ,


Deja un comentario