¿Es tan mala la sal como dicen?

Sal refinada, sal natural Maldon y sal del Himalaya

Se generaliza y se dice que la sal es mala pero ésto no es del todo cierto. La sal es necesaria para el funcionamiento general del cuerpo. Desde los músculos hasta el cerebro, pasando por el corazón.

Se conoce a la sal como uno de los llamados “5 venenos blancos”, sin embargo esta afirmación no es del todo correcta. Como suele ser habitual, la confusión se debe a la poca precisión de dicha afirmación.

En este caso, tenemos que diferenciar la sal de mesa o sal refinada, de las sales naturales que no han sido procesadas alterando su composición y sus propiedades.

SAL DE MESA O SAL REFINADA: Es la sal que normalmente usamos en nuestras cocinas. Su principal problema es que el proceso de refinado reduce la composición de la sal a cloruro sódico prácticamente puro. Es decir, como suele ocurrir cuando procesamos excesivamente cualquier producto, todos los minerales y otros nutrientes que contiene la sal natural son eliminados de la misma.

A esta sal refinada, se le añade de forma artificial Yodo que, en determinadas concentraciones puede llegar a ser tóxico. También se le incorporan productos químicos como el flúor o dextrosa (un azúcar). Además, por si estos tratamientos no fueran suficientes, se somete a la sal a un proceso de blanqueado para que el aspecto de la sal sea el que esperamos y valoramos los consumidores.

Sal refinada o sal de mesa

Seguramente, todo este tratamiento industrial es el que hace que los estudios realizados relacionen la sal (sobre todo con consumos elevados) con enfermedades cardiovasculares, retención de líquidos, incluso esclerosis múltiple y artritis reumatoide. Os dejamos aquí un artículo de 20minutos que refleja los resultados de un estudio al respecto.

SAL MARINA NATURAL: Esta sal de alta calidad suele secarse de forma natural al sol y no está sometida a un procesado industrial. Contiene ínfimas cantidades de vida marina que nos aportan yodo de forma natural. Además, su composición incluye multitud de minerales que nuestro organismo necesita como el manganeso, beneficioso para nuestro sistema nervioso, los huesos e incluso para el buen funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular. Para valorar la importancia del aporte nutricional de la sal natural, hay que saber que la composición de nuestra sangre guarda una similitud muy importante con la composición del agua del mar del que se extrae.

Además, la sal marina no refinada suele tener un sabor más fuerte. Esto permite usar menor proporción de sal y facilita que su consumo sea moderado.

(Sigue leyendo tras la foto)

Sal refinada, sal natural Maldon y sal del Himalaya

BENEFICIOS DE LA SAL: La sal natural (no refinada) consumida con moderación tiene multitud de beneficios para nuestro organismo.

Facilita la digestión, la transmisión nerviosa, combate la retención de líquidos, ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico, reduce el riesgo de diabetes, mejora la salud cardiovascular y ayuda a regular la tensión arterial.

Como todos los alimentos, consume sal con moderación y evita la procesada. La sal del Himalaya y otras sales no refinadas son excelentes alternativas

¡Salud!

Compartir esta entrada
  , , ,


Deja un comentario